06 oct, 2017

Esparto, el tesoro artesanal de Cieza

En: Novedades

La humilde planta de esparto tan utilizada en la industria cordelera siempre ha tenido su hogar en el sureste español, una zona que la acogió calurosamente y donde abunda gracias a su clima subtropical seco. En la Región de Murcia el esparto fue clave para el desarrollo económico de toda una sociedad y fue el germen de una importante industrialización a principios del siglo XX. Raro es encontrar una familia en la que ningún miembro haya trabajado en este sector que dio de comer a tantas personas.

Desde tiempos prehistóricos, el esparto sirvió a los pobladores para usos agrícolas y domésticos, entre ellos, para la fabricación de cuerdas, calzado y todo tipo de aperos destinados al autoconsumo. El arranque de la planta en el monte tenía lugar entre los meses de julio y octubre. Después se procedía al rastrillado, secado y picado de las fibras para poder hilar los cordeles y crear con ellos infinidad de objetos, como alfombras, capazos o estropajos. Las condiciones de trabajo eran muy duras y tanto hombres como mujeres y niños colaboraban con gran esfuerzo y dignidad para sacarlo adelante.

Posteriormente, comenzaron a instalarse multitud de fábricas para el tratamiento industrial del esparto por todos los rincones de Murcia. El enclave principal fue Cieza, cuya imagen sigue asociada hoy en día al esparto por haber resistido a la entrada de otros materiales sintéticos derivados del petróleo en la década de los 60, hecho que significó el declive de la industria hasta casi su desaparición. Mientras mucha población del sureste español se vio obligada a emigrar ante este golpe económico que les dejó sin trabajo, en Cieza continuaron con la tarea y consiguieron sobrevivir a las adversidades y a la presión que suponía la presencia en el mercado de otra clase de fibras mucho más baratas.

En Cieza, aún en la actualidad, muchas personas siguen trabajando el esparto y trenzando sus hojas para crear todo tipo de utensilios, cada vez más codiciados por quienes aprecian el valor de la artesanía y los productos naturales. Podemos decir, por tanto, que esta planta de la familia de las gramíneas es la seña de identidad de Cieza, conocida desde la década de los años 20 por su industria espartera a nivel nacional y, con el paso del tiempo y la expansión de su buena fama, también a nivel mundial.

Para descubrir la cultura del esparto, se abrió en Cieza un pequeño museo que recoge explicaciones de cada paso del proceso espartero, las herramientas y maquinaria utilizada, los productos elaborados y también una amplia documentación impresa y fotográfica. La exposición del Centro de Interpretación del Esparto y de su Industria ayuda a comprender el carácter de un pueblo, cuyas vidas siempre giraron en torno a esta planta de tipo perenne. Es un lugar que se creó con el objetivo de mantener viva la memoria de los comienzos de una industria y que es una realidad gracias a la colaboración vecinal e institucional y a la asociación cultural conocida como Club Atalaya-Ateneo de la Villa de Cieza, con la cesión voluntaria de un legado fundamental para conocer el pasado y el presente de la población murciana.

Desde Cuerda Cieza animamos a cualquier persona interesada en descubrir este oficio artesanal, con una trayectoria impresionante, a que venga a conocer nuestro municipio y todos los encantos del mundo espartero. En el museo podrá disfrutar de demostraciones de confección de hilados con rueda y de todo tipo de trabajos relacionados con el esparto que requieren de una técnica y de un saber hacer muy característicos. También puede contactar con nosotros y le mostraremos encantados nuestro trabajo, con más de 40 años de experiencia en el sector y una gran variedad de productos y creaciones a medida a base de cuerda de esparto, nuestro tesoro más preciado.

Comentarios

Deje su comentario